sábado, 2 de julio de 2016

Biotecnología para combatir las arrugas II.

A los 20 años la piel se regenera cada dos o tres semanas. Con el aumento de la edad la regeneración se produce cada 8 a 9 semanas, esto conjuntamente con el hecho de que la vascularización de la piel disminuye con el tiempo confluye en la aparición de arrugas y flacidez. En 1986 se le otorga el Premio Nobel al Dr. Stanley Cohen por sus trabajos de investigación iniciados 20 años antes conducentes al descubrimiento del Factor de Crecimiento Epidérmico (EGF). Este factor acelera el ritmo de regeneración e incrementa la proliferación de células epidérmicas, disminuye las arrugas, mejora la cicatrización, incrementa la producción de colágeno, aumenta la generación de ácido hialurónico, incrementa la producción de elastina, aumenta la generación de fibronectina, laminina y glicosaminoglicanos, componentes esenciales de la piel, estimula el crecimiento de fibroblastos responsables de la producción de colágeno, e  inhibe y previene la rotura celular. El EGF se genera en el organismo pero su producción se reduce con el aumento de edad. Gracias a la ingeniería genética hoy el factor se puede obtener incluyendo el gen específico en el genoma de una bacteria mediante la técnica denominada de ADN recombinante (rEGF); lo que permite disponer de la cantidad suficiente para fabricar cremas para el tratamiento de las arrugas. El científico Dr. Creg Brown obtuvo la primera patente cosmética relacionada con el polipéptido EGF en 1989. El demostró que un tratamiento entre 4 y 6 semanas podía eliminar las arrugas. También realizó investigaciones complementarias y descubrió más factores para la preparación de cremas. En total hoy utilizan cuatro: EGF (factor de crecimiento epidérmico). IGF (factor de crecimiento insulínico): fortalece el colágeno subyacente para espesar la dermis, previene la flacidez y las líneas finas. KGF (factor de crecimiento de queratinocitos): aumenta el volumen facial, rellena las arrugas al levantar el hundimiento, logra acelerar 8 veces la rotación de las células de la piel. MPI (inhibidor de la metaloproteinasa): retarda los signos del envejecimiento mediante la inhibición de la pérdida de la elasticidad natural de la piel y de los niveles de colágeno. El científico Dr. Creg Brown creó su propia marca de cosméticos y ofrece una variada combinación de los factores EGF, IGF, KGK y MPI, fundamentalmente en cremas cuyo costo oscila entre 150 a 400 dólares (RéVive Skincare). En el mercado se puede encontrar una cantidad importante de cosméticos muy avanzados con factor de crecimiento epidérmico, tales como el suero capilar de la marca Nanogen y  la crema de la firma Medical Beauty, a base de aminoácidos de colágeno, elastina y EGF.  La revolución de la ingeniería genética llegó hasta las arrugas.

Nota: En el año 2011 en el Foro de MateriaBiz publiqué el artículo “Biotecnología para combatir las arrugas”, el presente es una actualización realizada ante  las numerosas consultas recibidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario